El impacto del influencer marketing en el mundo de la música

Influencer Marketing

No hay comentarios

17 diciembre, 2019

Independientemente del significado del término «influencer», sus técnicas de marketing se han graduado del “salvaje oeste” de los medios digitales para parecerse rápidamente a un sistema estructurado.

Una economía ha surgido de esta colisión de grandes datos y grandes estrellas, la tormenta perfecta para que artistas y compañías inteligentes se atrevan a ejecutar campañas de próxima generación.

Hemos vivido en un mundo viral durante años, pero no es menos agradable ver algo crecer como bola de nieve en todos los continentes. La bestia etérea y cultural toma muchas formas, desde bailes hasta perros que bailan, pero el resultado final atrae la atención de todos modos.

En el mejor de los casos, la viralidad fortalece el tejido social que nos une. Dicho esto, los tiempos están cambiando. Tweets ingeniosos, videos entrañables y fotos repletas de estrellas todavía caminan bien, pero los lanzamientos calculados están comenzando a suplantar los éxitos sorpresa.

Tradicionalmente, cada gran moda se desliza sobre su punto de inflexión y aterriza en los escritorios de los presentadores de noticias locales, ansiosos por informar a los padres qué están haciendo sus hijos, quienes luego se atreven a poner una fecha de vencimiento en dicha moda. 

Hoy, asociarse adecuadamente, ha logrado que esa idea de un artista “vendido” (un probable efecto secundario de las maniobras comerciales del artista) se vea disminuida.

El contenido de calidad es contenido de calidad, sin importar la fuente. Esto es doblemente cierto para los influencers.

Influencer marketing y la publicidad

“La gente se preocupa mucho más por lo que piensan otras personas que por lo que piensan las marcas” dice Jordan Pories, un director de arte con experiencia en la creación de anuncios para empresas globales.

Los datos respaldan su suposición. Según Ad Week, dos de cada tres consumidores confían en el “branded content” sobre los anuncios tradicionales.

«Patrocinado» ya no significa «intrusivo» a medida que más marcas mezclan el comercio con la cultura. La suma lógica del consumo de redes sociales y el culto a las celebridades, entonces, es la publicidad nativa, que ha entrado en un territorio sin precedentes gracias a los influencers.

Este tipo de contenido publicitario cercano y orgánico apela al público de manera más directa y aumenta el engagement de una marca. Este tipo de marketing con influencers se aplica a los productos, servicios y, por supuesto, a la música.

Los anunciantes no necesitan convencerse. El CPM, un punto de referencia común definido como el costo de obtener 1000 impresiones, o 1000 pares de ojos, para su contenido, oscila entre $ 45 y $ 60 por televisión.

Mientras tanto, algunos de los principales influenciadores sociales entregan 1000 impresiones por un costo promedio de $ 15-20. Son estadísticas como estas las que llevaron al 78% de los vendedores encuestados de moda, lujo y belleza a aplicar tácticas con influencers en su estrategia de marca el año pasado.

Sin embargo, como con cualquier cosa, hay una diferencia entre hacer algo y hacerlo bien.

Es decir, estarías desperdiciando tu inversión si el contenido orgánico que crees en tu campaña no se siente tan convincente como el feed habitual del influencer.

Vince Staples es excelente para promocionar Sprite porque lo mantiene muy en la marca. Es consciente de sí mismo, autocrítico. 

Es divertido y funciona para ambas partes. Realmente no es diferente a contar con el respaldo de una celebridad, pero en lugar de incluir a una celebridad en el anuncio de una marca, la marca se ajusta al flujo regular de contenido de la celebridad.

Generando contenido orgánico

El marketing de influencers es como una nueva forma de publicidad nativa. La forma incorrecta de hacerlo es simplemente buscar un influencer con un gran numero de seguidores y decir: «Oh, gastaré $ 5,000 para llegar a esa audiencia».

El contenido que integrarse en lo que el influencer es realmente conocido. Tienes que pensar en la historia de tu artista, la música que hace, la audiencia a la que intentas llegar y lo que les importa y combinar eso con el enfoque del contenido y el compromiso del influencer.

El targeting de nicho se ha acelerado a raíz de la mayor demanda de acceso directo de los fanáticos.

Los micro influenciadores (cuentas sociales con 1000 a 50,000 seguidores) ofrecen puntos de entrada de base más asequibles para que los especialistas en marketing tengan un impacto duradero.

La música y el influencer marketing

Si eres un músico independiente que posee los derechos de tu música y haces música que va bien con los mejores momentos del baloncesto o videos de bromas , vale la pena intentar iniciar un diálogo.

Aprovechar alianzas con canales que necesitan música para generar contenido es una forma de lograr grandes alianzas con influenciadores. Sabiendo que obtener la autorización de derechos de las principales discográficas y editoriales es muy difícil.

Puedes ahorrarles tiempo y dinero, pero aún así obtener grandes oportunidades para ti, sin mencionar la difusión que tendrá tu material.

Nuevas soluciones tecnológicas han florecido en este ecosistema en ciernes. CrowdTangle, propiedad de Facebook, rastrea las métricas en tiempo real a través de múltiples canales (incluidos Instagram, Reddit, Twitter y YouTube) para destacar las acciones de alto impacto. Ayudando a los artistas a reconocer a sus mayores evangelistas con una extensión gratuita de Chrome.

Las principales compañías de medios como Vox incluso han utilizado CrowdTangle para probar temas y estrategias de contenido. Si una publicación o artículo social supera el promedio, recibe una exploración más profunda en forma de video clip. Los creadores pueden beneficiarse de la misma metodología.

Legalidad, derechos de autor e influencer marketing.

Donde la música se encuentra con la multimedia, los acertijos legales siguen de cerca. Nuevas leyes en distintos países latinoamericanos requieren que todos los avales o testimonios incluyan un reconocimiento explícito de su naturaleza promocional. 

En otras palabras, las personas no pueden usar sus plataformas para ganar dinero vendiendo cosas a menos que sus espectadores sepan que el contenido está patrocinado. 

Teóricamente, esto también podría aplicarse a la música. Cuando los influencers requieren música para sus publicaciones, deben tratarla como una licencia de sincronización. Comprando el derecho de incluir su arte en su material.

Sin embargo, entramos en el área gris cuando los artistas pagan a personas influyentes. Al igual que una empresa de ropa de calle podría compensar a un artista por exhibir sus zapatos.

El tiempo resolverá los puntos débiles persistentes y las regulaciones poco claras. Hasta entonces, los artistas y los equipos pueden identificar posibles fans y apuntarlos con la ayuda de otros creadores.

Independientemente de lo que depare el futuro, los artistas con experiencia en el campo estarán bien equipados para enfrentar nuevos desafíos y ampliar su alcance con buen gusto.

COMPARTIR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *